La optimización de motores de búsqueda (SEO) ha sido una parte integral del funcionamiento de las páginas web durante más de 20 años. Existe una gran cantidad de estrategias para impulsar el tráfico orgánico y mejorar la clasificación en las páginas de resultados de los motores de búsqueda (SERP). La optimización de palabras clave, la creación de enlaces, la incorporación de contenido y la maximización de la participación de los usuarios, todas son técnicas eficaces probadas hasta ahora, pero es posible que no produzcan los mismos resultados en los próximos años.

Google está en proceso de cambiar su algoritmo de búsqueda una vez más, lo que afectaría muchos factores de clasificación. Entonces, ¿qué implica esto para los especialistas en marketing y los propietarios de webs? Ahora necesitan reevaluar y transformar sus marcos existentes para mantenerse al día con el panorama cambiante de SEO. Es hora de utilizar estrategias de búsqueda inteligentes, aunque menos comunes, para mantenerse donde queremos.

Define tu web para el SEO

Empieza con la más simple, pero una de las reglas SEO más olvidadas: usar palabras clave de definición. ¿Por qué la gente busca en Google una determinada palabra? Por lo general, es para saber la definición. Google recoge los resultados de las páginas que contienen una definición clara. Al publicar contenido, es importante incluir una sección que proporcione una definición directa del tema en cuestión. Por ejemplo, “¿Qué es el link building?” como subtítulo y ahora habla del tema.

Que sea rápida

Una página lenta es una pesadilla. No importa lo bueno que sea tu contenido, el usuario se va porque la página tarda demasiado en cargarse. Por eso tu web debe ser responsive, especialmente si tu público objetivo incluye a los más jóvenes. La velocidad de carga ideal no debe exceder los tres segundos, incluso en navegación móvil. Para ello, elimina los widgets, complementos y scripts de terceros innecesarios que podrían ralentizar la web. A menos que tengas contenido con restricción de edad o sensible a los datos, mejor nada de ventanas emergentes. Las imágenes de alta resolución también pueden afectar los tiempos de carga, por lo que es mejor comprimirlas.

Optimizar el contenido visual

Las imágenes, los videos y las infografías son excelentes generadores de tráfico, pero solo si son visibles para los motores de búsqueda. Las personas usan palabras clave al realizar búsquedas, por lo que debes optimizar el contenido visual con texto. Los motores de búsqueda no pueden leer imágenes, solo palabras. Una forma de hacerlo es añadiendo etiquetas alt que describen o dan contexto al contenido. Incluso si una imagen no se carga correctamente en su sitio, la etiqueta alt se mostrará en su lugar para dar información. Ayuda escribir un título debajo de cada elemento visual. Cuanto más larga y detallada sea la descripción, mejor. La leyenda siempre debe estar anclada en palabras clave relevantes para que sea más amigable para los buscadores.

Haz que las URL sean dinámicas si quieres buen SEO

La URL proporciona la fuente de ubicación del contenido. A los usuarios les gustan las URL fáciles de entender y recordar, al igual que a los buscadores. Algunos sitios usan URL que solo contienen el número de artículo, pero eso no ayuda. Es mejor utilizar palabras clave para tener visibilidad y comprensión de lo que trata el contenido. En la medida de lo posible, las URL deben ser cortas. No es necesario incluir “palabras vacías”, como preposiciones, conjunciones, artículos y pronombres. Los motores de búsqueda generalmente omiten estas palabras y solo se enfocan en palabras clave. Si no se puedes evitar usar URL largas, usa guiones en lugar de guiones bajos porque los motores de búsqueda no pueden leerlos.

¿Te echamos una mano para hacer tu web en condiciones?

Call Now Button